Hablemos de depresión infanto-juvenil

La depresión es un problema que afecta con mayor énfasis al área afectiva de las personas, aunque en los niños y adolescentes los síntomas van a variar en función de la edad y del nivel de desarrollo. Por ejemplo, en niños más jóvenes se observan más molestias físicas, agitación, ansiedad y temores. Sin embargo, en adolescentes, hay una mayor tendencia a la conducta antisocial, a debatir y argumentar, inquietud e irritabilidad. 

Síntomas de la depresión infanto-juvenil

Cómo detectarla en los hijos

depresion-4.png
  • Llanto frecuente.

  • Quejas físicas.

  • Subida o bajada de peso.

  • Cambios en el apetito.

  • Trastornos del sueño (falta o exceso).

  • Cansancio.

  • Conducta dirigida a lastimarse a sí mismo.

  • Hablar acerca de, o intentar cometer un suicidio.

  • Crecimiento y peso que no son apropiados para la edad/desarrollo.

A continuación, os hemos resumido los principales síntomas que pueden presentar vuestros hijos con el fin de que estéis atentos a ellos, teniendo en cuenta que el conjunto de síntomas es flexible, varía en función de la edad y puede estar relacionado con otros problemas:

  • Estado de ánimo irritable o depresivo.

  • Pérdida de interés o placer.

  • Aislamiento social.

  • Agitación.

  • Problemas de conducta/disciplina.

  • Autoestima baja.

  • Sentimiento de que no vale nada.

  • Sentimiento de desesperación.

  • Dificultad al concentrarse.

Si observas algunos de estos síntomas, te recomendamos que acudas al profesional para que se realice una adecuada exploración y diagnóstico, ya que hay síntomas que la depresión comparte con otros trastornos. A veces, la depresión infanto-juvenil queda enmascarada por otros trastornos:

>SÍNTOMAS

  • Agitación y síntomas físicos.

  • Problemas de conducta o disciplina.

  • Dificultad para concentrarse, bajo rendimiento académico.

  • Molestias físicas, agitación, rendimiento académico bajo y autoestima baja.

  • Molestias físicas, cambios en apetito, cansancio.

  • Subida o bajada de peso, falta de crecimiento adecuado, cambios en el apetito, autoestima baja.

>OTROS TRASTORNOS

  • Problemas de ansiedad.

  • Trastornos de conducta.

  • Déficit de atención.

  • Fobia a la escuela.

  • Enfermedades físicas.

  • Déficit de atención.

  • Trastornos en hábitos alimenticios.

 
 

Síntomas en la adolescencia

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2014) afirma que la depresión es la primera causa de enfermedad y discapacidad entre los preadolescentes y adolescentes de entre 10 y 19 años.


Te damos algunas pistas que pueden ayudarte a diferenciar las expresiones emocionales y conductuales propias del desarrollo de esta etapa, de aquellas reacciones y expresiones que caracterizan un trastorno depresivo:

ADOLESCENTE SIN DEPRESIÓN

CLÍNICA

A pesar de cierta sensación de desasosiego, cambios de humor y otras dificultades, no presenta cambios importantes y persistentes en su comportamiento.

Aunque puede llorar o estar triste en ocasiones, suele ser en respuesta a sucesos vitales cotidianos y de corta duración.

No hay cambios significativos en su funcionamiento previo.

Los pensamientos de muerte o suicidio son poco frecuentes.

Las conductas de riesgo son frecuentes, pero habitualmente en límites razonables (por ejemplo, alcohol)

ADOLESCENTE CON DEPRESIÓN CLÍNICA

Cambio claro respecto a su comportamiento previo (se vuelve triste, irritable pierde interés en actividades habituales o no las disfruta, quejas de aburrimiento, desesperanza).

Los síntomas básicos están presentes a diario, la mayor parte del día y durante al menos dos semanas seguidas

Deterioro de su funcionamiento previo (dejan de hacer cosas que antes les gustaban, mayor aislamiento, mayores dificultades en el estudio o disminución en los rendimientos académicos)

Las ideas de suicidio y/o autolesiones son frecuentes.

Empieza a implicarse en conductas de riesgo no acordes con el adolescente por sus características previas.

depresion-15.jpg

> AUTOLESIONES

Qué son:

Acciones que realiza la persona provocándose daño sobre la piel mediante cortes, quemaduras, golpes, arañazos o mordeduras pero sin el deseo de acabar con su vida. 
Son expresión del malestar emocional del niño o adolescente, que pide nuestra ayuda, aunque sea de manera desajustada

La más frecuente entre los adolescentes: 

El “cutting”: consiste en hacerse cortes en la piel. Se ha extendido por un mal uso de las redes sociales. 

Cómo detectarlas

Estemos atentos a señales de alarma como:
- Usar ropa de manga larga cuando hace calor.
- Moratones o heridas frecuentes con excusas sobre cómo se hicieron.
- Observar elementos cortantes o punzantes cerca del menor sin explicación lógica para ello.

Qué las motiva:

Emociones como la ira, desesperación o angustia, que no son bien gestionadas y se canalizan a través del daño a la propia persona. 

Factores de riesgo:

Tener un trastorno mental, trastornos de conducta, de ansiedad o sufrir depresión. La impulsividad, el abuso de sustancias, problemas de convivencia en casa y falta de calidez en las relaciones. 
Es más frecuente en las chicas. 

Para qué lo hace:

Puede ser por distintos motivos, buscar el afecto del otro, amenazar, castigar a otro haciéndole sentir culpable, autocastigarse por una baja autoestima o sentimiento de culpa, aliviar el dolor emocional.

Qué hacer como padre:

Evita transmitir a tu hijo un mensaje culpabilizador o quejas. Evita enfadarte en el momento en que lo detectes y transmítele tu afecto, confianza y apoyo. 

Pide ayuda inmediatamente a un profesional:

Pueden llegar a ser muy graves y poner en peligro la vida de tu hijo. 

> CONDUCTA SUICIDA

Qué es:

Es la intención de acabar con la propia vida, mediante ideas y tentativas.

Qué la motiva:

Ideas persistentes de desesperanza y falta de valor propio, que llevan al deseo de dejar de existir.

Factores de riesgo::

La depresión en adolescentes es un factor de riesgo para el suicidio.
Es más frecuente en los chicos.

Para qué lo hace:

Puede que sea por dejar de sufrir, porque no se siente querido, o todo lo contrario, porque cree que está creando sufrimiento a su alrededor, y al quitarse la vida, sus padres y entorno estarán mejor. 

depresion-12_edited.jpg
 

Intervención

Recomendaciones y orientaciones para los padres

Si tu hijo presenta algún síntoma de depresión, estas recomendaciones pueden ayudarte en la gestión del día a día: 


Autoestima baja y crítica hacia sí mismo: Elogia a tu hijo frecuentemente; acentuando lo positivo; de una manera comprensiva. Pon en duda las críticas de tu niño hacia sí mismo, y señala los pensamientos negativos para que se haga consciente de ellos. 


Culpabilidad: Ayúdale a distinguir entre los sucesos que puede controlar y los que no; facilitando que comience a hablar positivamente de sí mismo. 


Estabilidad familiar: Mantén una rutina y disminuye los cambios en asuntos familiares, comentándolos con anticipación para reducir las preocupaciones. 


Desesperación e impotencia: Pide a tu hijo que escriba o hable de sus sentimientos y que anote sus pensamientos placenteros de 3 a 4 veces al día.


Pérdida de interés y tristeza: Prepara actividades interesantes; planifica acontecimientos especiales; comenta temas agradables. 
Apetito y problemas de peso: No le obligues a comer; prepárale sus comidas favoritas; haz que la hora de comer sea placentera. 


Sueño y agitación/inquietud: Mantén un horario constante para dormir; participa en actividades relajantes como leer o escuchar música suave. Elimina actividades que causen agitación.


Comportamiento agresivo e ira: Rechaza la conducta destructiva de una manera amable pero firme. Valida sus emociones y estimula al niño o adolescente a expresar su ira apropiadamente, siendo ejemplo y no reaccionando con ira.


Dificultad para concentrarse: Anímale a participar en juegos, actividades, charlas familiares; trabaja con los profesores para facilitar el aprendizaje.


 Si detectas en tu hijo síntomas de una posible depresión, permanece atento y acude al profesional para solicitar orientación. Busca ayuda de manera inmediata si los síntomas persisten en el tiempo (por ejemplo, más allá de la duración de algún evento al que esté reaccionando emocionalmente), si se producen autolesiones, pensamientos o conductas suicidas.

Webinar

Cómo abordar la depresión infanto-juvenil desde una perspectiva integral

Profesionales de RECURRA GINSO e invitados del ámbito de la Psicología, la Psiquiatría y la Educación reflexionan acerca de las principales causas de la depresión infanto-juvenil con el objetivo de concienciar y analizar el mejor abordaje terapéutico para dar solución a este tipo de problemáticas.

Nos gustaría conocer tu valoración para así ayudarnos a mejorar en futuras ocasiones. Es rápida y anónima. ¡Muchas gracias! Encuesta de satisfacción.

Infografías descargables

bici_edited.png

RECOMENDACIONES

PARA LOS PADRES

Depresión (Recomendaciones).jpg

CÓMO DETECTARLO

EN LOS HIJOS

Depresión (Detección).jpg
Depresión (Síntomas).jpg